Abuela de 83 años escribió un mensaje a su amiga y debes leerlo antes de que sea tarde

Comparte con tus Amigos!

Para algunos, la vida es una carrera. Una carrera por una nueva posición, por una silueta perfecta, por las mejores ofertas del súper. En esta loca competencia, a veces no hay ni un minuto para detenerse, mirar alrededor y decir: “¡Qué hermoso!”

A veces esa sensación de armonía nunca llega, y otras veces, de repente, te llega cuando ya es demasiado tarde. Por ejemplo, cuando tienes 83 años. Porque tienes que entender de qué estás hablando lo antes posible. De lo contrario, podría ser demasiado tarde.

La última oración merece ser escrita en una hoja adhesiva y suspendida en un lugar visible.

“Querida Bertha,

Cada vez que leo más y limpio menos polvo. Pasé un tiempo en el patio disfrutando de la vista sin preocuparme por la maleza que crece en el jardín.

Paso más tiempo con mi familia y mis amigos y trabajo menos.

Si es posible, debes disfrutar la vida, no solo apoyarla. Ahora, trato de darme cuenta de eso y empiezo a valorarlo.

Ya no estoy ahorrando en mí. Uso mis tazas de porcelana para ocasiones especiales, como medio kilo perdido, limpiar el baño o la primera floración de un lirio.

Me pongo la mejor ropa cuando voy al mercado. Creo que si parece que tengo éxito, será más fácil para mí gastar dinero.

No espero una oportunidad importante para usar mi perfume favorito. Lo uso si voy al banco o al hospital.

Ya no uso las frases “un día” y “en uno de estos días”. Si algo vale la pena ver, escuchar o hacer, quiero verlo, escucharlo y hacerlo ahora.

No sé lo que otros harían por mí, pero mañana no estarán aquí. Creemos que la vida es una cosa incondicional.

Creo que habrían invitado a todos sus familiares y amigos. Tal vez hubieran llamado a alguien y pedido perdón por sus palabras y hechos del pasado.

Me gusta pensar que van a un buen restaurante donde sirven la mejor comida. Puedo inferir, pero nunca lo sabré.

Estos son algunos de los detalles que no hice. Me hubiera arrepentido mucho de no escribir a mis familiares todas las palabras importantes que me gustaría decirles.

Y es muy doloroso que algunas veces les haya dicho a mi esposo y a mis padres cuánto los amaba.

Intento no guardar y no posponer lo que podría agregar risa y felicidad a mi vida.

Y cada mañana, abriendo los ojos, me digo a mí mismo que este día será especial. Cada día, cada minuto, cada suspiro de verdad es un regalo.

Tal vez la vida no resultó ser el juego que nos gustaría jugar. Pero mientras estemos aquí, podemos bailar.

Comparte con tus Amigos!