Bebé Super-Size: Las Causas de la Obesidad Infantil

Comparte con tus Amigos!

Cuando eras pequeño, ¿recuerdas que te dieron mucha comida y que te pidieran que te tragara todo? ¿Se ha encontrado con padres que piensan que los niños gordos son niños sanos y felices? Estas son algunas de las razones del aumento de los casos de obesidad infantil en todo el mundo.

¿Qué es la obesidad?
La obesidad significa tener demasiado contenido de grasa en el cuerpo. Para describirlo científicamente, la obesidad se caracteriza por tener una medición de peso e índice de masa corporal muy por encima de la norma. Es el resultado de altas cantidades de ingesta de calorías y muy poco gasto de energía.

La obesidad es un problema que crece rápidamente no solo en los Estados Unidos sino en todo el mundo. Un estudio reciente ha demostrado que solo en los Estados Unidos, el 65% de la población tiene sobrepeso y es obesa.

En todo el mundo, se estima que trescientos millones de adultos son obesos. El 15% de la población infantil de los Estados Unidos también ha tenido sobrepeso. En todo el mundo, se estima que veintidós millones de niños de cinco años o menos tienen sobrepeso.

¿Qué causa la obesidad infantil?

Al igual que cualquier otra condición médica, la obesidad infantil puede ser causada por una serie de factores, la mayoría de las veces en combinaciones. La obesidad puede ser: adquirida por factores externos, hereditaria, causada por factores psicológicos o secundaria a una condición presente.

1. Adquirido. Esto puede ser el resultado de los malos hábitos alimenticios y la falta de actividades físicas para quemar las calorías obtenidas de los alimentos previamente ingeridos contribuyen a un aumento en el aumento de peso.

2. Herencia. Los niños nacidos de padres obesos son más propensos a tener sobrepeso y ser obesos. Por lo general, esto se debe a los hábitos alimenticios no saludables compartidos observados por los padres.

3. Factores psicológicos. La obesidad puede haber venido en forma secundaria a que los niños coman en exceso para lidiar con el estrés y / o las emociones negativas, tales como: aburrimiento, ira, tristeza, ansiedad o depresión.

4.Enfermedades. Diversas afecciones como el hipotiroidismo, el síndrome de Cushing, la depresión y otras inquietudes neurológicas pueden provocar obesidad y aumento de peso en los niños.

¿Hay alguna complicación?

Si un niño continúa teniendo malos hábitos alimenticios y no realiza actividades físicas para quemar las calorías, la obesidad infantil puede convertirse en complicaciones potencialmente mortales que incluyen: diabetes, presión arterial alta, enfermedades cardíacas, problemas para dormir, cáncer y otras enfermedades.

Preocupaciones de salud.

Los niños con sobrepeso también crecerán como adultos con sobrepeso.  Muy a menudo, los niños obesos son sometidos a burlas y humillaciones públicas. Hasta cierto punto, incluso conduce a acoso, violencia e incluso discriminación por parte de su familia. Esto hace que los niños crezcan con muy baja autoestima y depresión.

¿Qué se puede hacer para prevenir la obesidad infantil?

Nunca es una buena idea ignorar los signos de obesidad en los niños. Se debe tomar la intervención para establecer una buena salud antes de que empeore la obesidad de su hijo.

Establecer un objetivo de pérdida de peso alcanzable. Sus objetivos no deberían ser demasiado exagerados y aún así deberían dejar espacio para un crecimiento y desarrollo normales. Comience de a poco, para no abrumar o desanimar a su hijo con los cambios que planea implementar.

Administre la dieta de su hijo. Mantenga un diario o diario de la comida diaria de su hijo. Esto ayuda a llegar a una evaluación dietética más precisa. Este diario de alimentos debe ser lo más detallado posible.

Reserve tiempo para actividades físicas. El ejercicio es necesario para una pérdida de peso continua. Esto también ayuda a redistribuir la grasa corporal en los músculos. De nuevo, comience de a poco para evitar desalentar al niño. Aumente el tiempo de ejercicio lentamente para obtener mejores resultados.

En conclusión, la obesidad infantil es una condición que es completamente reversible. Lo mejor que puede hacer para evitar este tipo de dilema para su hijo es dar un buen ejemplo. Muéstreles cómo los buenos hábitos alimenticios y un estilo de vida saludable lo ayudan a disfrutar más de la vida. Esta es la mejor manera de demostrarles que te preocupas por ellos también.

Comparte con tus Amigos!