Hay que Saber Alejarse de Quienes no nos Necesitan

Comparte con tus Amigos!

Sin importar lo que suceda, siempre debemos recordar que somos las únicas personas indispensables para nuestras vidas. La causa de nuestros daños proviene desde el exterior.
Si estás acostumbrado a utilizar las redes sociales, estoy seguro de que conoces la famosa opción “eliminar un amigo” o cómo eliminar personas o contactos.

La interrupción de relaciones superfluas

Algunas veces llevamos estas relaciones sin importancia sobre nuestros hombros y obstaculizan enormemente nuestro crecimiento personal.

Sin embargo, no se trata de llamar a todas las puertas para decir que no queremos iniciar o mantener una relación, sino de priorizar y no perder tiempo, ni hacer esfuerzo por personas que no lo merecen. Debemos ser conscientes que a medida que avanzamos en nuestras vidas, son pocas las relaciones que se mantienen en el tiempo, sobretodo vínculos familiares.

El resto de las relaciones va mutando, y no estamos hablando de utilizar a las personas, sino que el verdadero objetivo de un vínculo afectivo es el intercambio de interés, de beneficios, de buenos momentos, pero siempre recíprocamente.

Seguramente en algún momento habremos forjado una amistad con algún compañero de estudio o trabajo, ya que hemos encontrado en él algo que nos beneficia (como puede ser solo el hecho de compañía) y esa persona ha descubierto en nosotros otro atributo o quizás el mismo.

Pero suele suceder que luego de un tiempo y por diferentes causas la relación se va modificando hasta que parece desaparecer. Lo único que continúa atándonos a ese vínculo es el mero hecho de que alguna vez fuimos amigos. Estos tipos de relaciones son las que debemos interrumpir para una mayor libertad.

Cuando ya no nos necesitan: la importancia de ser conscientes de ello

Hemos hablado sobre la amistad, como un vínculo imprescindible para el desarrollo social de las personas; no podemos pasar por alto las relaciones amorosas, los noviazgos de la juventud, relaciones de adolescentes, adultos conviviendo solo por comodidad, parejas tóxicas; en fin, no siempre es fácil darse cuenta cuándo dejamos de ser importantes para alguien.

Es necesario conocer la diferencia entre aquellos que nos necesitan de manera auténtica y aquellos que, en realidad, han estado separados de nuestro corazón durante mucho tiempo y siguen atados por otras causas.

Si no sentimos ningún interés de la otra persona hacia nosotros y vemos que estas personas acuden solo cuando están buscando algo a cambio, no debemos tener ningún escrúpulo en establecer límites.

Como señalamos anteriormente, no se trata de romper el enlace de la noche a la mañana; en realidad, es suficiente decir la verdad y marcar firmemente los límites. No debemos forzar lo que no sentimos, ni estar encadenados a una relación solo por comodidad, por costumbre, por miedo a dañar al otro, etc.

No te preocupes si, durante tu vida, tuviste que dejar a muchas personas en el camino. La vida avanza para mantener solo lo esencial, lo que realmente importa y lo que nos llena por completo.

Hay momentos en los que sentimos mucho dolor cuando nos damos cuenta de que alguien que es muy importante para nosotros ha dejado de darnos importancia, ya no nos necesita, le es indiferente que estemos o no a su lado. Remediar este dolor puede llevar mucho tiempo, pero siempre debemos recordar que la prioridad, es cuidarnos a nosotros mismos, amarnos y estar en completo equilibrio.

La importancia de amarse a uno mismo

Sabemos que si no nos amamos ni nos respetamos a nosotros mismos, mucho menos podremos hacerlo con otra persona. Debemos saber y reflexionar que es lo que queremos en nuestras vidas, lo que nos hace bien y lo que debemos evitar.

Nunca debemos dejar de ser nosotros mismos, las demás personas deberán aceptarnos por lo que somos, no por lo que estemos dispuestos a cambiar. De esta manera, quizás queden pocas personas a nuestro alrededor, pero las mas importantes sin duda.

No se trata de “acumular amigos” como lo hacemos en las redes sociales. Sino de valorar los vínculos que se mantienen, los más fuertes, debemos expresar al otro el interés y bienestar que nos produce aquello tan valioso que tenemos.

Comparte con tus Amigos!