Quince razones por las que las personas que perdonan son diez veces mas felices

El perdón es la fuerza sanadora más poderosa del universo, y es la puerta hacia la libertad. Pues sólo perdonando a los demás y a ti mismo podrás sentirte libre interiormente.

A veces tenemos ciertas resistencias a perdonar. Pensamos que si nos perdonamos o perdonamos a alguien, le estaremos quitando importancia a lo sucedido. Pero en realidad no se trata de perdonar lo que uno mismo o el otro hizo. Se trata de perdonar el por qué actuamos de determinado modo.

Si abres tu corazón a alguien, por ejemplo, y esa persona te engaña y te traiciona, quizás te resulte difícil perdonarle, pues tu mente te dirá que lo que ha hecho es injusto y cruel.  A fin de cuentas tú le entregaste lo mejor de ti, y le amaste de verdad.

Pero si expresas la ira o el profundo dolor que quizás sientas, y luego meditas acerca de todas las lecciones que esa experiencia te trae y las integras, el perdón llegará de un modo fácil, sin esfuerzo.

No perdonas la traición en sí misma, sino los motivos que le llevaron a esa persona a actuar de aquel modo. Quizás haya sido el miedo a estar vulnerable y abrirse de verdad. O tal vez la persona no se sentía merecedora de tu Amor, pues se sentía culpable de sus “errores” pasados, o simplemente no se amaba a sí misma lo suficiente.

Entonces puedes ponerte en su lugar, puedes comprender sus limitaciones, y perdonarle por esas razones se torna más fácil. La persona estaba, sencillamente, asustada y herida.

Otra resistencia a perdonar proviene del miedo de que, al hacerlo, uno se vea en la obligación de reconciliarse con el otro. Pero esto no es necesario si no lo sientes, o no es lo adecuado para ti y tu crecimiento. Recuerda que la función del perdón es liberarte. Te perdonas y perdonas al otro para recuperar la libertad de tu alma. Y por eso mismo el perdón no conlleva ninguna obligación con los demás. 

Muchas veces nos resulta más fácil perdonar al otro que a nosotros mismos. Si fuiste tú quién engañó y traicionó al otro, por ejemplo, perdonarte a ti mismo puede resultarte difícil. Sabes que has herido profundamente a alguien que se había abierto y confiado en ti, y quizás piensas que has sido un cobarde y has actuado de un modo cruel.

¿Sabías que las personas que perdonan son mucho más felices que el resto del mundo?

Aquí están las razones por las que decimos esto:

1. Porque la manía se siente bien por el momento, pero el perdón se siente bien a largo plazo.

2. Porque nada te derriba más que pensamientos tóxicos sobre otra persona.

3. Porque perdonar aprende a olvidar el dolor y la angustia que sientes en lo más profundo de tu alma e incluso logras sanarte a ti mismo.

4. Porque aprendes a elegir a las personas que entran en tu vida, aprendes a leer a las personas con las que entras en contacto, aprendes a confiar, aprendes a saber qué tipo de personas necesitas a tu lado.

5. Porque cuando te enojas con alguien, te lastimas intencionalmente. No puedes disfrutar la vida como lo necesitas si estabas triste y atrapado en el pasado.

6. Porque tienes control total sobre tu propia vida. Le permite ser la persona que desea, tomar las medidas y decisiones que desea, experimentar las cosas que cree que son necesarias.

7. Porque se ha demostrado que el perdón reduce el riesgo de ataque cardíaco.

8. Porque el perdón mejora el colesterol y te da una mejor noche de sueño; También reduce la presión arterial, mejora la tolerancia al dolor, reduce el estrés y la ansiedad, y ayuda con la depresión. ¿Qué quieres más? 🙂

9. Porque no necesitas a otra persona para practicar el perdón. Puedes trabajar a través de ti mismo, ya sea que lo solicites o no. Solo tienes que aceptar lo que sucedió, perdonar a la persona que te ha ofendido y seguir adelante.
10. Porque no importa lo que suceda con esas personas que te han agraviado, puedes olvidarte de ellas y ver tu vida.

11. Porque te recuerda que puedes haber lastimado a otras personas en el pasado y tratar de ser una mejor persona.

12. Porque aprendes a ser más cuidadoso con tus pensamientos y sentimientos.

13. Porque fortalece sus relaciones y les brinda una mejor oportunidad de sobrevivir, ya sea en familia, amigos u otra persona.

14. Porque no es lo mismo que ser ingenuo o ser usado.

15. Porque a veces también te molestarás. Te odiarás a ti mismo, te sentirás avergonzado por las decisiones tomadas y te sentirás fatal. Pero para una vida feliz es crucial aprender a perdonar, aceptar los errores cometidos, ver lo que has hecho mal y seguir adelante. Sí, tienes que amarte a ti mismo.