Ser primos de la misma edad genera una conexión especial toda la vida

Comparte con tus Amigos!

A lo largo de la vida conocemos y compartimos con distintas personas con las que creamos un vínculo especial como los amigos o la pareja, pero el núcleo familiar es sin duda una parte importante que nos genera recuerdos de la infancia.

Los miembros de la familia son personas con las que crecemos y experimentamos el mundo cuando somos pequeños, pero existen personas especiales como los primos de la misma edad, con los que logramos crear una relación tan especial que se volvieron la base principal para enlazar ciertas memorias.

Navidades, cumpleaños, año nuevo, domingos en familia y demás reuniones en las que seguramente tú y tu primos jugaron y se divirtieron, son los detonantes para trasladarte a tus mejores memorias.

Y como negarlo, los primos de tu edad fueron como esos hermanos que nunca tuviste. Seguramente les compartiste alguno que otro secreto porque les tenías mucha confianza e incluso hicieron juntos bromas y travesuras a otros integrantes de la familia.

Por supuesto no faltaban aquellos primos que hacían ‘equipos’, hombres con hombres, mujeres con mujeres, pero, ¡qué mas da!, aún así esa prima de tu edad era como tu mejor amiga y era de lo más genial.

Es fantástico que cuando somos adultos, podemos recurrir a los primos para platicar miles memorias para reírnos de ellas. O cuando desafortunadamente muere tu tía, inmediatamente es como si tu mamá ahora fuera la mamá de tus primos, lo cual hace recordar esa conexión especial familiar que existe por sí sola.

Beneficios de tener un primo de la misma edad

Estos son algunos beneficios que comporta el hecho de tener un primo de la misma edad:

  • Actúa más como hermano que como primo, y más como mejor amigo que como hermano.
  • Las reuniones en familia son infinitamente más divertidas cuando tienes un primo de la misma edad.
  • Eligen cuándo quieren pasar tiempo juntos sin necesidad de tener la obligación de hacerlo, como puede pasar con los hermanos.
  • Se crean buenos recuerdos de las reuniones familiares, en las que juegan durante horas mientras los adultos hablaban.
  • Comparten la misma sangre y el vínculo es fuerte e irrompible.
  • Hay un compañerismo especial, en las buenas y en las malas.
  • Se da una combinación perfecta entre familia y amigos.
  • Desarrollan sus habilidades motoras jugando juntos.
  • Comparten el mismo sentido del humor, muchas veces inculcado por los adultos en las reuniones de familia.
  • Fomentan un vínculo afectivo desde pequeños.
  • Encuentran en el otro un compañero de juegos con el que divertirse y con quien forman una amistad para toda la vida.
  • Saben lo que es venir de la misma familia y, por ende, comprenden algunas de sus reacciones o maneras de ser.

Por último, recuerda que, los beneficios de tener un primo de la misma edad son muchos y muy valiosos. Si eres de aquellos afortunados que tienen un primo de la misma edad, procura disfrutar de esta experiencia única, que viene acompañada de muchos momentos inolvidables.

Si te ha pasado, entenderás de qué hablo. Y es que ser primos de la misma edad les creó un vínculo tan especial que recordarán toda la vida…

¿Qué piensas?

Comparte con tus Amigos!